Cree en grande.
CONMEBOL

Hace 70 años Uruguay conquistó al mundo en el Maracaná

×

Mensaje de error

Notice: Undefined index: und en eval() (línea 1 de /data/www.conmebol.com/public_html/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(66) : eval()'d code).
Hace 70 años Uruguay conquistó al mundo en el Maracaná

Ya pasaron 70 años de una de las mayores epopeyas de la historia de futbol. En 1950, la selección uruguaya conquistó su segunda Copa Mundial de la FIFA ante Brasil, en el mítico estadio Maracaná de Rio de Janeiro.

La frase ‘Maracanazo’ nace tras este histórico partido, Uruguay le ganó 2-1 al anfitrión Brasil un día como hoy, pero en el año 1950, en la cuarta edición del Mundial de futbol.

La Canarinha quería su primera estrella mundial y esta era su gran oportunidad. Liderado por el gran Jair, uno talentosos de aquella generación, superó la primera fase sin mayores apuros, ganando dos de sus tres partidos. Alcanzando así el cuadrangular final, derrotando en esa instancia a España (6-1) y a Suecia (7-1), sumando así 4 puntos antes de medirse a la Celeste.

En tanto, el campeón llegó con menos protagonismo, con perfil bajo, entró en la fase decisiva luego de dejar en el camino a Bolivia. Empató con España 2-2 y venció en un emocionante cotejo 3-2 a Suecia, cosechando así 3 puntos, por lo que necesitaba vencer al anfitrión para alcanzar el título.

En este tiempo la figura de Obdulio Varela, uno de los próceres de esa conquista, se hacia cada vez más importante. El entrenador de Uruguay, Juan López Fontana, ordenó mantener la defensa olvidándose de atacar, en un intento desesperado por no recibir una derrota humillante.

Pero Varela pensó y le dijo a sus compañeros: "Si salimos a defender, nos pasará lo mismo que al resto". Y la historia le dio la razón, aunque el partido estuvo al mando de Brasil, encerrando a los charrúas en su área durante los primeros minutos, momentos donde emergió con enormes atajadas el portero uruguayo Roque Gastón Máspoli.

El nervio se apoderaba en las gradas del Maracaná con aforo completo. El empate le servía a Brasil, pero los aficionados querían ver goles de su selección, que llegó a las 2’ del ST con el tanto de Friaça, extremo diestro brasileño.

El tanto no amilanó a los uruguayos que salieron en busca de la igualdad, Alcides Ghiggia estuvo imparable y gestó una mágica jugada para el empate marcado por el gran ‘Pepe’ Schiaffino.

Herido en su orgullo, el ‘Scratch’ salió en busca del tanto de la victoria dejando espacios en su defensa, que fue aprovechado por Uruguay. Ghiggia nuevamente se escapó y, cuando faltaba solo 10’ para el final, marcó uno de los tantos más importantes de la historia del fútbol charrúa.

De esa forma, la Celeste alcanzó su segunda estrella ecuménica, en uno de los capítulos más hermoso del fútbol mundial, protagonizado por dos selecciones sudamericanas y por su puesto Brasil tuvo su revancha, consagrandose hasta hoy en día como el único país en ganar cinco títulos mundiales.

 

 

 

 

CONMEBOL.com

Datos: AUF